Explicar el cuerpo espiritual es tal vez uno de los ejercicios más difíciles que tengo cuando explico los cuatro cuerpos de los que estamos hechos como seres humanos,  primero porque muchas personas lo involucran con su estructura religiosa, y muchos otros con lo esotérico y misterioso.    Por eso es para mí es más fácil explicarlo como el cuerpo energético o como nuestra energía, sin negar que pueda involucrar nuestras creencias religiosas o esotéricas, pues como he dicho antes, los cuatro cuerpos están relacionados y generan una coherencia.

Por eso déjenme explicarlo como el campo energético que genera todo nuestro ser y que tiene la capacidad de relacionarse o comunicarse con los demás cuerpos energéticos que hay en nuestro entorno, bien sea el de otros seres humanos, otros seres vivos, los planetas, el universo etc.  Esta capacidad de comunicarnos y de intercambiar nuestra energía con otros seres nos da la percepción de ser parte de algo más grande que nosotros, un cuerpo energético incalculable, que esta formado por toda la energía que se mueve a nuestro alrededor. 

La pregunta de muchos es Cómo podemos saber que somos seres energéticos: para aquellos que no necesitan explicaciones y pueden creen con fe que lo digo yo y muchos más, solo necesitan sentirlo, para aquellos que necesitan un poco mas de explicaciones solo necesitan sentarse y sentir su cuerpo, ese cuerpo que está lleno de órganos como el corazón, los pulmones, el hígado, el estómago los intestinos las glándulas, que se están moviendo constantemente, todo ese movimiento al aplicar la lógica de que toda masa que se mueva genera energía, ya nos explica que nuestro organismo es una fuente de energía constante, pues hay miles de órganos moviéndose en nuestro interior y generando actividad que desplaza energía.

Todo ese movimiento de energía se comunica con otros sistemas energéticos y hace intercambios,  que pueden ser imperceptibles, o fácilmente perceptibles como el calor del sol, el movimiento del viento o el correr del agua.   Esos intercambios energéticos influyen nuestros campos energéticos y nos cambian.

De esa manera el movimiento de nuestros órganos y el intercambio de energía con otros campos, es lo que conforma nuestra energía total, por eso lo que comemos, los sitios o la gente con la que estamos, el medio ambiente, los planetas todo influye en nuestro cuerpo energético, por eso la importancia de estar atentos y consientes de todas aquellas cosas con las que estamos en contacto diario, las personas, la comida, la música, el buen estado de salud de nuestros órganos, los aparatos electrónicos, nuestras emociones y las de otros, los pensamientos  etc…

Ahora la pregunta final sería porque relacionamos lo energético con lo espiritual y por qué algunas personas creen que sus creencias religiosas son su cuerpo espiritual? mi teoría es: esta energía que tenemos y que no sabemos explicar de donde viene o qué sentido tiene,  es nuestra percepción de que tenemos un alma,  un espíritu, si entendemos nuestro campo energético como nuestra alma y a esto le unimos que a través de él o de esta alma nos sentirnos parte de un campo energético global,  podemos percibir que somos parte de algo más grande que nosotros, este cuerpo energético o espiritual es nuestra manera de percibir o experimentar que estamos conectados con el universo y que somos parte de él, de eso que es más grande que nosotros y no podemos explicar.  Este es el cuerpo a través del cual Somos uno y parte del todo.

Las conclusiones sobre por qué es importante cuidar mi energía y los intercambios de energía que hago constantemente con todos los demás campos energéticos que me rodean, se las dejo a ustedes y seguramente serán tema de muchas discusiones o historias de aprendizaje por contar.