Los seres humanos, seres vivos con la capacidad de pensar, sentir, ejecutar y trascender, estamos formados de una combinación e interacción de cuatro dimensiones que se combinan e interactúan creando un sistema coherente donde cada dimensión influye a las otras.  Aunque tengamos la capacidad de diferenciarlas y verlas por aparte, necesitamos trabajarlas y moldearlas al tiempo, todo el tiempo.   Este sistema de dimensiones corporales lo llamaremos coherencia.

Las cuatro dimensiones de las que hablo son nuestros cuatro cuerpos:

1. cuerpo físico

2. cuerpo emocional

3. cuerpo mental

4. cuerpo espiritual o energético

 

Para identificarla como coherencia necesitamos que todos los elementos estén en la ecuación.  Aún cuando pensemos que alguno de  los elementos no está, todos hacen parte de nuestro sistema, de nuestro ser humano.  Y no solo forman parte de nosotros sino que además se influyen unos a otros constantemente. Para dar un ejemplo y no tiene que ser exacto un boxeador no tiene la misma coherencia de una bailarina de ballet: el cuerpo del boxeador será fuerte, su emoción principal será la agresividad, su estado mental será el de ganar y su espíritu tendrá características de resolución y fuego, mientras que el cuerpo de la bailarina será  firme pero delicado y delgado, su emoción estará en la sutileza, su mente en el entendimiento de la música y su energía será fluida como el agua.

De esta manera cuando hablamos de coherencia hablamos de las características físicas, emocionales, mentales y espirituales que necesitamos para alcanzar lo que queremos, para lograr nuestra transformación.  De hecho cuando empezamos un proceso de cambio, conciencia o trasformación nuestra coherencia cambiará porque dejaremos atrás creencias, hábitos, emociones y energías que ya no nos sirven para adaptar nuevas formas de estar en nuestro ser.

Por eso cuando hablamos de un proceso de transformación hablamos de la posibilidad de cambiar en nosotros prácticas, hábitos, creencias o emociones que nos sirvieron en algún momento de nuestra vida, pero que hoy ya no nos dejan avanzar y necesitamos modificar.

Para hacer este proceso podemos trabajar en uno de los cuatro o en los cuatro cuerpos.  De este proceso iremos hablando mas adelante a través de los post del blog.   Para continuar, puedes leer cuales son los cuatro cuerpos y su incidencia en tu ser.