Estaba leyendo un documento, citado por un periódico colombiano, (http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/mujer/profesora-universitaria-afirma-que-las-mujeres-no-pueden-tenerlo-todo_12143627-4) acerca del debate generado por Anne-Marie Slaughter, profesora de la universidad de Princeton, y ex directora de planeación de políticas del Departamento de Estado de Estados Unidos, en el que plantea el debate universal que se está dando alrededor de que las Mujeres no podemos tenerlo todo, refiriéndose a si podemos tener éxito profesional, ser madres y mujeres al tiempo. 

Y la verdad es que nadie sabe la respuesta a este gran debate, es un debate profundo, intenso, emocional, pasional, histórico, creativo e inteligente que se está dando en todas partes del mundo en los últimos 40 años,  aquí en estados unidos está al rojo vivo y más con los últimos comentarios que hacen los republicanos que quieren ir a la presidencia, acerca de la posición de la mujer en la sociedad. 

Ni siquiera  Anne-Marie Slaughter quien propuso el tema, porque lo vivió (o vive) en carne propia,  tiene la respuesta, ninguna la tiene, pero todas estamos tratando de hacer nuestro mejor camino, porque sí queremos tenerlo todo, me digo: ¿por qué tenemos que elegir?, porque no crear caminos en comunidad, legales, y modelos de trabajo y productivos en los que esto pueda hacerse realidad.  Y Aunque digan que es un debate femenino, porque solo afecta el trabajo de las mujeres, para mí este es un debate de la Familia, que las mujeres se encarguen de los hijos hace, como en mi caso y entre otras cosas, que las brechas afectivas y de comunicación con los padres sean más amplias, brechas que hoy hay muchos hombres no quieren tener, por eso cada día se ven más padres estando cerca de sus hijos y haciéndose cargo de ellos; ahí está la igualdad en la posibilidad de que padre y madre puedan ser ambos exitosos y estar cerca cuidando a sus hijos. 

Para mí este ha sido el problema, que hemos tratado de tener el debate y encontrar la solución, nosotras solas, y creo que es un debate para hacer en comunidad, en familia, en pareja, como sociedad, este es en debate que marca a las próximas generaciones, el modelo económico que el mundo está siguiendo, la manera como nos relacionamos entre hombres y mujeres, además de ser una manera de perpetuar modelos sociales y productivos que para nuestros días, ya están obsoletos, y en los que necesitamos evolucionar.

La crueldad del tema viene cuando la mujer, o los hombres que quieren el nuevo modelo, deben exponerse a la difícil decisión de si hacen una u otra cosa: si padres o exitosos ejecutiv@s, si presidentes o ejecutiv@s medios para poder estar con sus hijos, porque en el fondo queremos ser las dos cosas o poder decidir libremente, y tener que pensar casi con angustia que debemos decidir no es justo.

Alrededor del tema se ven cosas que nunca pensé ver, por ejemplo aquí en Estados Unidos (primer mundo siglo XXI) por ser mujer tu salario está un 80% y hasta un 60% por debajo de los hombres en el mismo cargo.  Cosas que en Colombia no me pasaron ni en el siglo  XX,  pues en mi país (o por lo menos en mi caso) siempre tuve el mismo sueldo que los hombres de mi mismo cargo, porque lo que valía era el cargo y el perfil y no mi género, aunque si había discriminación para lograr estar en altos cargos. 

En fin sin dar más lora sobre el tema, porque podría hacer todaaaaa una pastoral,  lo que más me gusta es que cada vez más este debate está de moda, y no solo este sino todo lo que tiene que ver con el tema de igualdad de géneros, aunque a mí me gustaría más que el enfoque fuera de diversidad, así podríamos ser mujeres con nuestras propias características y energías y no tendría que desarrollar las de los hombres, y sin embargo me siento feliz porque el debate está prendido, porque eso significa que estamos en el borde de una era que se acaba y otra que viene. 

Para mí significa que le estamos dando forma a este tema de la igualdad (diversidad), probando y probando, ensayando, buscando el método, probando si es solas o con nuestras parejas que debemos dar el debate, diseñando métodos y prácticas nuevas, siendo creativos al máximo para lograr el cambio.  En fin … asi se hacen los procesos de cambio, de trasnformación, de aprendizaje.  Este es un proceso de transformación de nuestra sociedad y tenemos el privilegio  de vivirlo, no solo por el debate como tal, sino porque somos parte de los que vamos a encontrar las formas de lograrlo, si es solas, en comunidad, en pareja, en familia porque soy una convencida de que sí podemos tenerlo todo, TODOS, pero más que tenerlo todo, de tener lo que elijamos, y no, lo que nos toca.

 

Títulos relacionados:

La niña que miró dentro del espejo

Share →