Creo que como espíritu que quiere aprender, baje a la tierra y elegí este cuerpo para materializar lo que soy,  mis aprendizajes y sobre todo mi historia.

Pocos somos consientes de tener cuerpo, del viaje que hacemos en este gran vehículo, en esta máquina perfecta,  y mucho menos conscientes de que la manera como vivimos marca una historia en esta máquina,  que como toda máquina su durabilidad no depende de para qué está hecha sino del uso que se le da.  Si se le da mal uso pues se va dañando hasta que algunas partes empiezan a no funcionar o se daña del todo y ya no sirve más.

Desde que tengo 10 años (o menos) he sido deportista, porque lo heredé de mis papás,  y he  tratado de sostener un cuerpo sano y una alimentación sana, pero había sido la normal.  Mi cuerpo como vehículo, como “templo sagrado” lo reconocí hasta hace unos 10 años, antes de esto mi responsabilidad solo se centraba en el ejercicio y la comida.

Desde que empecé a trabajar como coach, el cuerpo se ha convertido en toda una fuente de conocimientos y experiencias, lo que he aprendido de mí a través de él no tiene límites, y sin embargo aún no creo conocer todo lo que hay en él o todo lo que significa.  Lo que si sé es que cada día es mas importante.

La experiencia por la que me di cuenta que el cuerpo era una máquina perfecta,  que se mantenía o dañaba con el tiempo, fue hace un año, cuidando a mi papá de su enfermedad pulmonar.    40 años de cigarrillo diario y respirar humo de plástico en la fábrica de la compañía para la cual trabajaba, fueron la acumulación de residuos suficientes para una insuficiencia respiratoria contra la que hoy se lucha la vida.  Aún cuando fue deportista desde pequeño, en este caso el que rezó, no empató, los pecados contra el cuerpo fueron mayores.

Entendí que todos los excesos y la acumulación de malos hábitos se nos notan: alcohol, comida, drogas, medicamentos, ejercicio, trabajo, vivencias, mal humor, rabia, agresividad.  Todo queda registrado en el cuerpo.  Lo que hago hoy con mi cuerpo marca la historia, y a largo plazo, sus consecuencias.  Como dicen: el cuerpo nos sacará la factura, pero insisto, la factura por los excesos.  Y lo digo varias veces porque esto también tiene que ver con el equilibrio.  Cuando logras el balance, tu cuerpo demuestra que lo tienes.

Para mí las cinco claves del éxito para tener un cuerpo sano son:

  • Alimentación: la comida nutre o envenena tus arterias y órganos.  Cada pedazo de comida natural que ingerimos está diseñado para una parte de nuestro cuerpo, recordemos que somos parte de un universo y que somos parte de una cadena alimenticia.   Para los humanos también hay una clase de comida indicada.  Si no como lo que está hecho para mi, mi maquinaria empieza a oxidarse y tener problemas.  Eso que nos han venido diciendo a cerca del azúcar refinado, o la comida procesada, enlatada, con preservativos, grasas saturadas, gas, etc etc,  es verdad.  Todo lo que hemos creado artificialmente es veneno y crea malos funcionamientos en nuestro cuerpo, podremos no sentirlo cuando nos comemos un dulce de más, o una papa frita de menos, pero lo importante es estar consciente de que todo lo que comemos se va acumulando en el cuerpo hasta que los grados de exceso permitidos empiezan a generar los problemas.  El estar haciendo dietas mal balanceadas, usar comida químicamente procesada para bajar de peso, y abusar de grandes porciones de comida o en desorden, no son sanas para nadie.  Antes de hacer una dieta, establece un régimen alimenticio, una disciplina alimenticia, eso te hará bajar lo que te sobra y sostener tu peso.   Y Si necesitas una prueba ácida pregúntate: ¿por qué si hay más de 20 millones de personas muriendo de  hambre en el mundo, yo estoy luchando para bajar de peso?
  • Movimiento: nuestro cuerpo tiene 13 articulaciones mayores, y más de 50 menores.  Eso significa que está hecho para moverse.  La quietud nos destruye.  Es como un carro que dejamos tirado afuera de la casa y sin usar.  El viento, el agua, la corrosión lo va dañando.  Desgastando.  Pero como además es un cuerpo que aprende (porque eso tiene de diferente a las maquinas creadas por el hombre) aprende las posiciones, las costumbres, hace hábitos, y va tomando las formas de nuestro desempeño.  Si tienes malos hábitos con tu cuerpo, estás dejando en él huellas para toda la vida.    Muévete, no necesitas ser atleta olímpico, baila, camina, estira, corrige las posiciones de tu cuerpo, sube las escaleras dos veces a la semana.  Un cuerpo que está acostumbrado a moverse, tiene la capacidad de moverse durante mucho más tiempo, porque se lo hemos enseñado a eso.  Si no te mueves te oxidas.  Si no te gusta hacer ejercicio durante largo tiempo, toma 10 minutos diarios y estira cada una de tus trece articulaciones. Mover el cuerpo le permite a la mente descansar.   Y Si necesitas una prueba ácida piensa en que si tienes piernas y no las usas, estas desperdiciando un regalo que algunos no tienen.  Si lo tienes y no lo usas, estas desperdiciando.
  • Cuidado: algunos hombre creen que esto es cosa de mujeres, pero cuidar el cuerpo tiene que ver con permitirle a nuestro cuerpo sentirse amado, consentido, que importa.  Este tipo de cuidados le dan a nuestro cuerpo la sensación de seguridad y protección.  Usar bloqueador, darnos un baño largo, poner los pies en agua con sal después de un largo día de trabajo, limpiar las impurezas de la cara, recibir un masaje.  Aunque parezca ridículo, cuando tenemos estas expresiones de cuidado con nuestro cuerpo, le estamos diciendo que lo queremos, él a cambio nos hará sentir más seguros de nosotros mismos.  Así que asegúrate de por lo menos una vez a la semana, expresarte cariño y cuidar tu cuerpo de una manera que te haga sentir en bienestar.  Y si necesitas una prueba ácida piensa en que si tu mismo no le das amor y respeto a tu cuerpo nadie más tiene por que hacerlo.
  • Descanso, diversión y recogimiento: vivimos en un siglo 21 acelerado que nos expone a diario a miles de mensajes por segundo, aún estando quietos en nuestros computadores estamos expuestos. Corremos maratones en el trabajo, corremos con el despertador por las mañanas, comemos en 20 minutos, sobrellevamos altas cargas de ansiedad y estrés, y buscamos un camino de perfección sin tregua.  Esta vida de altas revoluciones solo tiene una respuesta, que oímos a diario: ESTOY CANSADO.  Con consecuencias como el insomnio, o el sueño diario insuficiente y que no es reparador pues nuestras mentes no paran.    Darnos como mínimo dos minutos al día en silencio, sin interrupciones, solo revisando nuestra respiración y el estado del nuestro cuerpo al despertar, (disfrutando del silencio) te cambiará la vida.   Parar a descansar significa de verdad PARAR.  Dos minutos de silencio harán la diferencia. Revisar nuestras emociones y pensamientos y enfocarnos y darnos equilibrio, te traerá no solo foco sino también bienestar y paz.  Además de esto, tomate el tiempo que necesites para reír, divertirte y darle descanso a tu mente de lo mismo de todos los días.
  • Salud: todos la deseamos, pero no sabemos cómo ayudarle a nuestro cuerpo para tenerla de verdad.  El ideal es la prevención a través de las 5 claves de las que aquí hablo, pero si no podemos prevenir haciendo esto, por lo menos podemos prevenir escuchando nuestro cuerpo. Escuchando los síntomas que a diario tenemos y que apagamos con medicamentos por creer que el dolor es nuestro peor enemigo.   Los síntomas emocionales y físico de nuestro cuerpo son las claves fundamentales para saber que nos está pasando en ese interior desconocido.  No calles los síntomas con medicamentos, trata de escuchar tu cuerpo, revisa los dolores que tiene, correlaciónalos con las cosas que le han pasado en los últimos días u horas;  las emociones y los pensamientos también crean dolores corporales, le llamamos somatizar, y son más común de lo que crees.   Pero además pueden ser las banderas rojas de que algo más fuerte está pasando en tu interior, no las calles, revíselas emocional y mentalmente y nunca olvide ir al médico para revisarlas también físicamente…    A mí tampoco me gusta, pero ya sé que no soy inmortal.
Tagged with →  
Share →